1958408_10151970563440679_1506662833_n.jpg

¡Hoy cumplo 70 años! La vida ha sido una gran aventura con sus altos y bajos. Con pocos pero grandes amigos y amigas. He conocido la felicidad, la amargura, la bondad, el dolor, los grandes triunfos y grandes fracasos, el amor y la traición. Aprendí que no hay mejor virtud en el ser humano que tener la mente abierta para aprender no importa que seas joven, adulto o como decía Don Luis A. Ferré “un joven cargado de años.” Logré hacer realidad muchos de mis sueños y aspiraciones y en el proceso cometí errores pero aprendí de ellos. De esos 70 años he dedicado 51 en luchar por descolonizar a Puerto Rico y encaminarlo hacia la Igualdad política. ¡Falta mucho camino para lograrlo!

En ese proceso pude observar a personas verdaderamente comprometidas con la causa de la Igualdad y a otros que la usaron perversamente para alcanzar posiciones electivas, administrar el territorio y enriquecerse de los recursos de nuestro Pueblo.Vi como se repudiaba, rechazaba a todos aquellos que nos enseñaban nuevos caminos para alcanzar la Igualdad. Vestidos de guerreros de la Igualdad trabajaron y muchos hoy aún trabajan para el colonialismo. Vi y viví las injusticias del régimen colonial y a muchos que observaban pasivos y están tan enajenados que aún en el Siglo XXI no reaccionan y no se dan cuenta que llegó el momento de actuar.

¡Todavía hay mucho que hacer! Hay que continuar la lucha con el espíritu de un pensamiento de Enrique Federico Amiel quién dijo “ Que el mundo piense de mí lo que quiera. Ese es asunto de ellos. Si me han de juzgar, bien o mal, es su derecho. Mi deber es actuar con rectitud… como si la vida fuera justa, como si la Patria fuera agradecida, como si el porvenir nos debiera la victoria, como si los hombres fueran buenos… ”

 

La lucha sigue y la causa perdura. Y como dijo el poeta Estadounidense Robert Frost…“todavia tengo muchas millas que caminar ante de dormir.”

¡No Te Rindas!

No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti

Advertisements