Operación Pájaro Madrugador: Movimiento Ciudadano que Cambio la Historia de los Estadistas.

Por Franklin D. López

Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político

@trueblue51 www.franklindelanolopez.com Facebook Instagram Periscope Dr. Antonio Capella

Hoy hace 40 años, un grupo ciudadano bajo el nombre Americanos para la Acción Demócratica hizo historia en Puerto Rico. Bajo el nombre de Operación Pájaro Madrugador el grupo ciudadano sentó las bases para derrotar al Partido Popular y a Rafael Hernández Colón para tomar el control del Partido Demócrata Nacional y abrirle el proceso demócratico de la participación en las primarias presidenciales impulsando la legislación para celebrarlas en Puerto Rico. Fue el más grande paso hacia la igualdad política. Este comentario está dedicado a las siguientes personas que colaboraron conmigo en ese gran hito histórico. Recuérdenlos compartiendo esta historia. Ellos son:

IMG_0684.jpg

Juan Manuel García Passalacqua; Mauricio Ferré; Lcdo. Francisco Pompi Gonzalez; Lcdo Israel Roldán Gonzalez; Lcdo. Frank Rodriguez; Dr. Fernando Iturrino; Dr. Charlie Lafont; Profesora Nivea Hernández de Mc Clintock; Senadora Mercedes Torres;Dr. Antonio “Toñito” Capella; Didí Capella; José Rivera “Nia”; Joselyn Tormos Vega; Dan Shelley; y miles con compromiso estadistas y no adictos a los puestos coloniales y a sus contratos.

IMG_2738.jpg

Muchos guerreros de la IGUALDAD me han preguntado sobre cómo llegué apoyar a Jimmy Carter a la presidencia, un ex-gobernador de Georgia y agricultor de maní. La renuncia de Richard Nixon y el escándalo de Watergate tuvo el efecto, sobre el sistema político Nacional, como la pedrada que la dió David a Goliat. En el 1976 habian 14 candidatos demócratas a la nominación presidencial que veian al partido Republicano mortalmente herido. Watergate creó mucha incertidumbre y el perdón presidencial de Gerald Ford, un congresista republicano de Michigan, hombre bueno y noble, que llegó a la presidencia por la renuncia de Nixon, le dió “el beso de la mujer araña” y perdió frente al casi desconocido Jimmy Carter. Muchos en Puerto Rico creian que Carter era un jugador de beisbol de las grandes ligas.

Pero cuáles fueron los efectos y logros para Puerto Rico de la relación con la candidatura y presidencia de Jimmy Carter?

IMG_0680.jpg

Quizás necesito más que una columna para enumerar todos los logros con esta relación política y personal. Pero veamos los más sobresalientes.

En lo Político

  • El primer gran logro de la relación con Carter fue comprobar, en una sociedad que habia sido controlada por 36 años por el Partido Popular Democrático con mano férrea, que un grupo de 25 ciudadanos pudo cambiar el destino político de todo un pueblo. Hay que recordar que el PPD controló al Partido Demócrata de Puerto Rico desde 1940. El mismo estuvo cerrado a los estadistas que simpatizamos con el Partido Demócrata Nacional. Richard C. Durham, quién era presidente del Partido Demócrata durante la administración de Rafael Hernandez Colón, me negó mi afiliación diciéndome, “Si eres estadistas…eres republicano!” ¡No me quedé “dao!”

  • El apoyo de Carter y sus asesores en la lucha de los demócratas estadistas fue fundamental frente al aparato de relaciones que Luis Muño Marín y el PPD tenian en Washington con los democratas desde la presidencia de Franklin Delano Roosevelt y Lyndon Baynes Johnson. Las decisiones del Partido Demócrata Nacional en apoyar el derecho de los estadistas demócratas en el proceso de selección de su candidato a la presidencia fue un hito histórico muy olvidado por la inmensa mayoría de los líderes del Partido Nuevo Progresista, por su adicción a la administración de la colonia y los beneficios económicos que de ella derivan. Esto logró que los Comisionados Residentes electos por el PNP, que simpatizaran con el Partido Demócrata Nacional, se pudieran sentar con su delegación Congresional. Esto traería grandes benficios para el Pueblo de Puerto Rico.

  • Apesar de lo duro y difícil que me fué lidiar con el alto liderato de mi partido territorial, el PNP, y con excepción de Don Luis A. Ferré, el Dr. Hernán Padilla, la Senadora Mercedes Torres, los alcaldes José Rivera “Nía”, Joselyn Tormos, Dr. Antonio “Toñito” Capella, el estudiante Roland Blasini y muchos otros y con el apoyo de Carter y el Partido Demócrata Nacional, pudimos celebrar en Puerto Rico la primera primaria en toda la isla para escoger al liderato del partido Demócrata en la Isla con la participación de más de 427,000 (Primaria celebrada el 22 de Octubre de 1979) electores y la primera Ley de P{rimarias Presidenciales con la participación de 1,025,000 votantes. Nuestra misión era incertar a Puerto Rico en el proceso político Nacional para usarlo de vehículo para descolonizar al territorio. Otros dos hitos ignorado por los líderes politicos del PNP adictos a la administración de la colonia.

  • Sin el apoyo de Carter y sus asesores politicos yo no hubiese sido el primer Puertorriqueño en ser Coordinador Nacional de Asuntos Hispanos a Nivel Nacional en la campaña de 1976. Ni tampoco Sub-Director Nacional de la Campaña Presidencial para Asuntos Etnicos en las elecciones de 1980.

  • Carter comenzó a nombrar Puertorriqueños en importantes posiciones en el gobierno Federal. Jose Cabranes, Miriam Cruz, Gabriel Guerra Mondragón y docenas de otros que abrieron caminos para que otros tambien sirvieran a la Nación.

  • Cuando redactamos el proyecto de Ley de Primarias Presidenciales, con la ayuda de la Dra. Elaine Kamarck, asesora principal del Partido Demócrata Nacional, tuvimos la ayuda del Senador republicano, Orestes Ramos. Orestes tenía un gran conocimiento de las dinámicas de la política Nacional y fué instrumental en ese esfuerzo. Logré incluir en la medida que Puerto Rico fuera la primera primaria presidencial de toda la Nación. El objetivo era poner a Puerto Rico primero en el escenario político Nacional. Sabía que eso iba a traer controversia, pero después de todo, son los atrevidos los que cambian el orden de las cosas.

La oposición del Presidente del Partido Demócrata de New Hampshire no se hizo esperar. La Casa Blanca me envió un emisario, el ayudante de asuntos politicos del Presidente, Tim Kraft.

IMG_2739.jpgJuan Manuel y yo volamos a Washington, D.C. para asistir la reunión. La noticia sobre nuestra propuesta ya era noticia nacional. Almorzamos en el Japan Inn, un restaurante Japonés en la Avenida Connecticut. Luego de almorzar Tim me dijo, “Bueno dime que eslo que quieres para desactivar toda esta controversia.” Le contesté, queremos lo siguiente:

  1. Trato como estado para Puerto Rico en todas las deliberaciones y Organismos dentro del Partido Demócrata.

  2. Queremos que Puerto Rico esté despues de Pennsylvania en el llamado de los estados en la Convención Nacionalde 1980

  3. Queremos 43 delegados en la convención. Puerto Rico habia tenido 22 delegados en la convención de 1976.

En un servilleta, Tim Kraft anotó los acuerdos y todos se pusieron en vigor. Enmendamos la Ley para que las primarias presidenciales de 1980 se celebraran el 16 de marzo. Las primarias democratas de Puerto Rico estuvieron de las primeras 10 en toda la Nación con mayor participación numérica electoral.

Logramos el objetivo de insertarnos en la política Nacional.

En el Status

El sistema político Nacional, dirigido desde Washington, D.C., es uno lleno de esferas de poder, chocando unas con otras y alimentadas con donativos politicos, vestidos de muchas formas. Me habia leido los libros escritos por Robert A. Caro, Lyndon Johnson “The Path to Power.”

Cuando Carter me nombró en el Comité de Transición Nacional sabía que el terreno que iba a pisar no era uno estable. Mi compañero de luchas descolonizadoras, el Lcdo. Juan Manuel García Passalacqua me habia alertado de que en Washington, D.C. existía un “gobierno permanente” que actuaba y promovía políticas y controlaba agencias y burós claves para sostener “el sistema Americano de Gobierno” y “la seguridad Nacional.” Me habian asignado trabajar asuntos de puertorriqueños en la Isla y en la Metrópolis. Mi primera confrontación fue con Richard Holbrooke, un diplomatico parte de ese sistema. Le llevé el borrador del mensaje de Carter para el Gobernador electo, Carlos Romero Barceló, y enseguida me hizo sentir su malestar de “enviarle un mensaje al gobernador estadista-republicano.” Le contesté con fuerza y le removí de sus manos el mensaje y fuí donde Hamilton Jordan quién me aprobó el mensaje y se envió a San Juan. Fue una pequeña escaramuza pero emblemática de lo que iba afrontar, el desmantelamiento de las cabezas de playas que el PPD habia construido en Washington desde Roosevelt hasta Lyndon Johnson.

IMG_0681.jpg

Durante la presidencia de Carter aprendí a cultivar relaciones con funcionarios muy específicos en la estructura de poder de la Casa Blanca. Desde el Secretario de la Presidencia hasta los guardias y agentes del Servicio Sccreto. Habia un funcionario con quién logré establecer una gran Amistad, el Dr. Robert Pastor. Pastor era el Director para Asuntos Latino Americanos del Consejo de Seguridad Nacional. Puerto Rico era parte de su jurisdicción.

Pastor tenía un doctorado en relaciones internacionales de la Universidad de Harvard y estaba casado con Margaret, hija de Robert McNamara, que habia sido Secretario de Defensa de Estados Unidos durante la fatídica guerra de Vietnam. Tenía un extraordinario sentido de humor, razón por la que establecimos una gran sincronía.

Juan Manuel García Passalacqua me acompañó a algunas de las reunions con Pastor y parte de su personal. Vimos en él una persona sensible que comenzó a darse cuenta que el “estado libre asociado” era un anacronismo colonial. Maurice Ferré y José Cabranes contribuyeron ampliar la fisura que Juan Ma y yo vimos para cambiar la política pública de Estados Unidos de 26 años de que el “ela” habia resuelto el estatus.

Advertisements