La Semana Que Decidió Nuestro Destino

 

Por Franklin D. López

Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político

@trueblue51 www.franklindelanolopez.com www.notiuno.com/opinion

Periscope Instagram Facebook

 

“Cuando pasan lista en la legislatura yo no se si cuando llaman sus nombres dicen ‘Presente o NO CULPABLE’!- Teodoro Roosevelt

 

Una de mis películas de temporada favoritas es la que protagonizan Bill Murray y Andy McDowell: Groundhog Day. En la película Bill Murray pasa por la experiencia de que al levantarse cada día pasa por las mismas experiencias y situaciones cotidinias. Pues el extraordinario operativo que el Director de la Oficina de San Juan del FBI, Carlos Cases bautizó como “Operación Botín de Guerra, es como la película Groundhog Day” una repetición de operativos que hemos visto en el pasado.

 

Este operativo no es nada nuevo en nuestro eco-sistema político. Ocurre todo los días. Se convirtió en la estructura genética político-económica y social de nuestro entorno político con la fundación por el Partido Popular del “Club de los 600.” Seguido de “Empresarios con Rosselló.” Todo parte del inversionismo político que los políticos del patio han aprendido de la Metrópolis en Washington, D.C. que han convertido al Congreso, Senado y al Ejecutivo Federal en el prostíbulo más grande y más caro de las democracias del planeta.

 

Como he escrito en comentarios anteriores, en el 1977 traté de impulsar la primera gran medida para evitar el conflicto de intereses y la corrupción cuando propuse una medida para crear “La Comisión Gubernamental contra el Conflicto de Intereses.” Para que fué eso. Me atacaron, me presionarion y me hostigaron. Los viruses de la corrupción eran más fuertes y poderosos que el antidote propuesto.

 

Escuché la rueda de prensa de la fiscal Rosa Emilia Rodríguez, Carlos Cases, Zulma Rosario y otros funcionarios coloniales y federales y me leí el pliego acusatorio. Lo que muchos aquí no saben es que la Fiscal Federal ha sido objeto de operativos de gobernadores del patio, de ambos partidos, para removerla de su cargo para recomendar a un “fiscal amigo del partido.” Querian sustituirla con un fiscal flexible y no tuve remedio que enviarle al Senador Patrick Leahy, Presidente de la Comisión de lo Jurídico del Senado información para que descarrilara ese intento de destronar a la fiscal Federal. Y ellos fracasaron!

 

Pero lo que más me ha dolido y más desprecio debe generar entre los ciudadanos que aspiremos reforma y reconstruir las instituciones democráticas es el silencio sepulcral y la abysmal y la pasividad del caucus del Partido Nuevo Progresista en la Cámara. Fuí hasta ayer un ciudadano que admiraba y respetaba la obra de fiscalización de la líder de la minoría PNP en la Cámara. Le exhorté y le escribí por los menos 17 veces por Twitter y Facebook que demandara y exigiera la renuncia del Presidente de la Cámara, Jaime Perelló. En las últimas 24 horas no he recibido nada más que un ensordecedor silencio de su parte. Por qué sera?

 

En el libro sabio de la biblia hay un pasaje que dice “el que esté libre de pecados que tire la primera piedra.” Será que la delegación del PNP en la Cámara han cometido los mismos pecados por los que se acusan a hombres de confianza y funcionarios altos del cuerpo? Si la contestación es que si, entonces el electorado tiene derecho a saber el grado de corrupción que existe para erradicarlos del servicio público. La pasividad y el silencio antes las injusticias y actos de corrupción, en momentos en que el pueblo sufre los desmanes de una crisis sin precentes y con sufrimientos que ponen a duras pruebas al espíritu humano es cometer los mismos actos y se hacen cómplices de los acusados e implicados no acusados todavia.

 

La Secretaria de Justicia Federal distribuyó un comunicado a través de toda la Nación del operativo “Botín de Guerra” de Rosa Emilia Rodríguez y Carlos Cases. Esos comunicados son enviados a todos los Congresistas y Senadores Federales. Ahora tienen en sus mentes el alto nivel de corrupción que existe en nuestro gobierno desde hace décadas. Ustedes creen que se van a sentir motivados en ayudar a resolver la crisis?

 

En su discurso ante el pleno del Senado el 30 de noviembre de 2015, el Senador Republicano, Orrin Hatch invirtió 28 minutos en un mensaje que fue una radiografía de la crisis y en la que sin ninguna duda hizo clarísimo la incompetencia de gobernadores del Partido Popular y del Partido Nuevo Progresista en administrar fondos públicos territoriales y Federales. La crisis es culpa de los gobernadores electos que hemos tenidos y sus cómplices en la legislatura.

 

El que siempre paga los platos rotos es nuestro pueblo. Washington, D.C. ho va hacer nada que resuelva la crisis. Extender el artículo 9 de la Ley de Quiebras para que las corporaciones públicas puedan reorganizarse no se va a sentir en lo absolute en los escasos bolsillos del Pueblo. No lo digo yo, lo dicen los Senadores Hatch y Chuck Grassley. Lo expresaron bien claro en sus expresiones en la Comisión de lo Jurídico.

 

El Partido Nuevo Progresista, como principal partido de oposición, tiene que hacer una intropección bien profunda y decidir si seguimos con el mismo libreto de la total impunidad de la corrupción y el inversionismo político Hasta ahora, como me dijo un jíbaro en un cafetín en la carretera 717 en Aibonito en el 1992, “aquí las opciones que hay es elegir al que menos roba porque todos roban.” El redil político no ha cambiado mucho. Sigue igual.

 

Hay que establecer mecanismos de financiamiento de las elecciones; prohibir las contribuciones de corporaciones a los partidos; limitar a 90 dias las campanãs en años electorales y a los que sean convictos de actos de corrupción tirarle el libro de la ley y sentenciarlos a una pena minima de 20 años. Hay muchos modelos Europeos que tienen elementos como los que he mencionado. Pero hay fuerza de voluntad y compromiso con el Pueblo? NO!

 

Aquí, el robo de billones, si dije BILLONES, ha quedado con absoluta IMPUNIDAD, apesar de que el PNP aprobó una medida en el 1993 para que los delitos de corrupción no prescribieran. Los politicos criollos, muchos de ellos usando teléfonos prepagados para cometer sus fechorias, no saben que TODAS las llamadas por celulares o teléfonos terrestres son grabadas por Agencia Nacional de Seguridad. A los que les llegan las llamadas grabadas de actos de corrupción a las agencias de ley y orden puede tomarle un par de años. Pero crean que les llegaran.

 

Hay que ponerle fin a la práctica de que los politicos y funcionarios gubernamentales pueden robar y mentir en el desempeño de sus funciones mientras que a los ciuadanos que cometen actos de robos o mentiras los encarcelan. Hay que ponerle fin al nepotismo, nombramientos de familiares en el gobierno y permitir que primeras damas trabajen con el Banco que ahora dice que “le averguenza” los politicos de la colonia cuando comieron y siguen comiendo de las pocas lechugas del Pueblo.

 

No esperemos mucho o nada de Washington, D.C. si nos mantemos silentes y pasivos ante el robo masivo de billones de dólares. No abrá NADA hasta despues de las elecciones del 2016. Lo que viene sera una Junta Fiscal Federal que le pondrá fin a los sueños de aquellos que no se mojan el fundillo en el sector privado o no estudian y quieren hacerse ricos de fondos públicos con contratos y proyectos para “amigos del alma” e inversionistas politicos.

 

La prensa de Puerto Rico y la sociedad civil tampoco pueden permanence pasivos y silentes. Si esto hubiese sido en una administración PNP el Capitolio ya estaría en cenizas con todos los legisladores de la palma. Si deseamos de verdad rescatar y reconstruir los cimientos quebrados de las instituciones gubernamentales de Puerto Rico hay que exigir la renuncia del Presidente de la Cámara y si el Gobernador está tambien envuelto, en lo que parece una organización criminal continua, que se le residencie o que renuncie tambien. Jennifer Gonzalez si el caucus del PNP permanence silente y pasivo los recorderamos el día de las primarias y en las elecciones generals. RESPONDAN Y HAGAN SU DEBER! El PUEBLO ESPERA!

Advertisements