Un Crimen Contra La Humanidad

Por Franklin D. López

Periodistas, Escritor, Empresario y Preso Político

@trueblue51 www.franklindelanolopez.com Instagram Periscope www.Notiuno.Com/Opinion

“El pleno goce individual de los derechos legítimos del hombre, sólo pueden mermarse con la desidia o exceso de los que los ejerciten.”-  José Marti

La mejor enciclopedia en el Internet, Wikipedia, define un crimen contra la humanidad como “aquellos actos y ataques cometidos amplia y sistematicamente y dirigidos contra cualquier población civil or parte identificable de una población por un gobierno o autoridad “de facto”. El derecho Internacional reconoce las siguientes conductas y actos como crímenes contra la humanidad; asesinatos, masacres, castigos extrajudiciales, encarcelamiento injusto, persecución política, racial y religiosa entre otros.

Luego de 3 años de la invasión de Estados Unidos a Puerto Rico, Washington comenzó a establecer una política de segregación y de “apartheid” con su recién adquirido botín de guerra. El Trbiunal Supremo estableció la política pública del “territorio no incorporado” en el caso De Lima v. Bidwell, 182 U.S. 1 (1901). En multiples casos subsiguientes el Tribunal Supremo Federal expresó que bajo la bandera de la Nación que proyecta ser el faro de la democracia, el colonialismo, segregacionismo y la discriminación son “totalmente compatibles.” (Ver: https://en.wikipedia.org/wiki/Insular_Cases#List_of_the_Insular_Cases )

El Tribunal Supremo fue tan lejos como establecer que todas las personas no son creadas iguales y que hay razas superiores a otras, cuando expresó que “es la carga de las gentes superiors, la carga del hombre blanco, traerlos hasta lograr su nivel, excepto que la nación que los posea lo determine en su momento.” Ver: Christina Duffy “Foreign in a Domestic Sense: Puerto Rico, The American Expansion and the Constitution, Duke University Press, Página 28).

Durante la era de los gobernadores designados por el Presidente de los Estados Unidos Washington utilizó a la población de los ya ciudadanos Americanos residentes en el territorios como conejillos de Indias para validar drogas y tratamientos contra enfermedades terminales. Utilizando divisiones del ejercito el gobierno Federal realizó miles de experimentos utilizando a sus ciudadanos sin tomar encuenta sus derechos humanos. El Coronel del Ejercito Cornelius P. Rhoads, un oncólogo y patólogo, escribiéndole a un colega de nombre Fred W. Stewart dijo, los puertorriqueños “Están más allá y sin duda la raza de los más sucios, vagos, más degenerados y rateros. Te hace sentir enfermo vivir con ellos en la Isla. Son peores que italianos.”

Durante la administración del Partido Popular Democrático y bajo el liderato de Luis Muñoz Marín, Washington persiguió sin piedad y sin ninguna consideración al movimiento independentista en Puerto Rico. Bajo la Gobernación de Muñoz Marin y en su primer cuatrienio, se ap[robó la Ley de la Mordaza, Ley número 53. Una mala copia de la Ley Smith de Junio de 1940 que se aprobó en Estados Unidos en el 1940. La persecución contra lo que era en aquella época, la segunda fuerza política de Puerto Rico, fue despiadada. Arrestaron a Pedro Albizu Campo y lo torturaron dándole “tratamientos de radiación” en sus piernas. Muchos fueron encarcelados y torturados y por el sistema carcelario colonial actuando como testaferros de Washington. Muñoz Marín quería neutralizar el desprecio que el director del FBI J. Edgard Hoover le tenía (Ver “War Against All PuertoRicans” de Nelson A Denis. )

Despues del establecimiento del “estado libre asociado”, etiquedado como “status” que atendía los reclamos internacionales de descolonización, y hasta el día de hoy, Washington continua discriminando y persiguiendo a sus ciudadanos en el territorio. En una reunión que sostuve en Washington, D.C. el Senador Demócrata Tom Harkin me dijo que “el Congreso tiene plenos poderes para discriminar a sus ciudadanos en sus territorios.” Me dió como ejemplo el hecho de que los ciudadanos Americanos residentes y retirados en Costa Rica reciben los plenos beneficios del Seguro Social Complementario. Sin embargo en Puerto Rico no se reciben. Esto sencillamente confirma la expresión judicial del Tribunal Supremo en el caso de Bidwell EN EL SIGLO XXI! Por eso entiendo que las experiencias y tratamientos de Washington D.C. sobre el territorio equivalen en un crimen contra la humanidad.

Pero no se vayan! Todavía Hay más! Es un dato y hecho histórico que la mayoría de las decisiones fundamentales de Estados Unidos en políticas exteriores y doméstica han sido reaccionado a eventos y variables externas o internas. Ocurrió con la lucha por la IGUALDAD de los Afro-Americanos y ahora con la Reforma de Imigración. Washington no ha aprendido en más de 239 años al uso de políticas exteriores e internas de prevención política.

En la crisis económica que sufren 3.5 millones ciudadanos Americanos la postura de Washington resulta ser evidencia contundente de conducta de un crimen contra la humanidad. Por qué? Veamos.

  • La conducta de brazos caidos y remediar la crisis presente con parchos, como la extension del artículo 9 de la Ley de Quiebra Federal, es demostrativo que la administración de Obama tiene motivos ulteriores y la utiliza para promover el éxodo masivo para beneficiar electoralmente las posiblidades de los demócratas en controlar de nuevo la Casa Blanca. El efecto de esto es que los Puertorriqueños se están estableciendo en los determinantes estados de la Florida, Carolina del Norte, Virginia y Ohio. Y hay mucho poder y dinero en juego en las elecciones presidenciales.
  • Ese éxodo masivo poblacional tiene un efecto extraordinariamente devastador sobre la estrucutura social, económica y política de todo un Pueblo. En el 2014 se fueron 83,000 y en el 2015 cerrará con más de 85,000. Este éxodo desmembra familias. Destruye comunidades obligándolos abandonar su entorno por razones ajenas a su desarrollo. Y promueve el colapso de los recaudos gubernamentales y a su vez del gobierno colonial. Esto está generando la estampida poblacional.
  • La ausente política e intención de resolver ha promovido el colapso de bancos, de la industria de construcción, aumentos en las quiebras, suicidios, crímenes violentos y la pérdida de la base de la institución familiar, la vivienda.
  • La postura de hecho de pasividad de Washington ante la corrupción gubernamental, procesando a las sardinas en lugar de los tiburones, es uno de los principales elementos del impago de la deuda pública, por la ausencia de controles. Esto lo sabe Washington desde décadas.
  • Esta conducta de la Metrópolis tambien ha provocado que este año se hayan ejecutados 4,400 unidades de viviendas que se unirán a las 7-mil que ya están en posesión de los bancos. Además hay 312-mil unidades de viviendas vacías en la Isla, 92-mil con tres meses o más en atrasos y 17-mil en distintas etapas del proceso de ejecución.
  • Además de todo esto Washington continua con la política discriminatoria de no darle tratamiento igual en múltiples programas Federales, incluyendo la salud, que provocará un crisis humanitarian sin precedentes en el 2018, a sus ciudadanos en el territorio validando la tesis del Trbiunal Supremo de Estados Unidos en los casos Insulares.
  • Luego de haber asignado $ 2,500,000 para un plebiscito Federal ahora Washington atraza el proceso de dicha ley Federal y no le ha dado instrucciones de seguimiento a la nueva Secretaria de Justicia para que envié las definiciones de formulas descolonizadores para encaminar dicho proceso. Esto es negarle a un pueblo su derecho de auto determinación.

Podría continuar escribiendo decenas de hojas con instancias que evidencian una clara conducta de Washington en los 117 años de coloniaje Americano, cometiendo un crimen contra la humanidad con sus ciudadanos Americanos en Puerto Rico. El problema más serio que tiene Puerto Rico para poder articular planes y acciones que puedan sacarnos del sargasso e inmovilismo colonial es que el nivel de enajenación en la población es de tal magnitud que nadie ve lo que es prioritario ni evidente.

Y por otra parte el liderato político está sumido, con sus respectivas tribus, en la locura y la adicción a la administración colonial. El problema es el estatus y si no radicalizamos proactive, prioritariamente, civil y jurídicamente la lucha por la IGUALDAD se nos fue la guagua y seguiremos en crisis por muchas décadas. Es una muerte lenta de todo un Pueblo. Es un crimen contra la humanidad. Si no lo hacemos ahora cuando?

Advertisements