El Derecho de un Pueblo a Conocer Quiénes son

sus Aspirantes a Líderes!

Parte I: El Presente Eco Sistema Político

Por Franklin D. López

Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político

@trueblue51 www.franklindelanolopez.com Facebook Periscope NotiUNO.com/Opinion

“¡ La verdad no está de parte de quien más grite ! ”- Rabindranath Tagore

El hombre ha evolucionado en las sociedades creando lo que los sociolólogos llaman sub-culturas. Los matices de las conductas de estas sub-culturas varian por su propias naturalezas. Algunas son pasivas, otras más activas y otras agresivas y violentas. El objetivo de las sub-culturas es proteger a los que la integran y sus intereses. Tienen hasta su propias palabras y modos operacionales distinguibles. En Puertorriqueño se le llaman “piñas.” Esto ocurre, evidentemente, en los partidos politicos y en sus componentes.

Quizás el escritor Ernest Hemingway lo expresó elocuentemente en su libro “Adios a las Armas” cuando escribió “el Mundo rompe a todos pero algunos se fortalecen en las partes rotas. Pero aquellos que no rompe los mata. Mata al muy bueno, al gentil y al que tiene mucho valor.”

Estas sub-culturas, procuran imponer sus criterios y sus particulares objetivos y pretenden callar aquel o aquellos que impidan o descarrilen sus planes a cortos o a largo plazos. En los partidos políticos son más notables las conductas de estas sub-culturas. La historia está llena de ejemplos donde se han usado la violencia, la intimdación, el miedo y la fuerza para neutralizar a los que pretendan diferir de sus “dogmas”.

Cuando existen secretos dañinos, conductas cometidas que pueden ser nocivas a la consecución de sus objetivos reaccionan con agresividad, violencia verbal, persecusión y el ataque personal. El Viejo truco de aquellos que defienden el inmovilismo de “asesinar al mensajero”. Son los que atacan al presente gobierno de ser secretivo en la gestión pública; en la manipulación de estadísticas construidas con mentiras y estados financieros escondidos para ocultar la verdad sobre la profundidad y estado de la crisis económicas y en la aplicación de la justicia. Hablan de dobles varas pero las mismas no se les aplica a estas sub-culturas o por derecho de un “dios menor” o por derechos hereditarios.

Desconozco si todas estas conductas tienen que ver con algún químico que los inmovilistas del Gobierno colonial le hayan echado al agua que distribuye Acueductos. Pero en el caso de los aspirantes a politicos, el efecto los desquicias y salen despavoridos hacer fortunas en el negocio de la política. Ha logrado que esos políticos hayan dado una nueva definición a la locura: pretender y proyectar la ilusión que promovemos el cambio mientras todo permanence igual.

Esta nueva sub-cultura de la política criolla es fiel seguidora de la definición que el personaje George Constanza de la serie de comedia Seinfeld le dió en uno de sus capítulos: “Una mentira no es una mentira…mientras el Pueblo se la crea.” Pero el agravante mayor es la pasividad de un Pueblo tan enajenado que sus politicos le violan todos los dias su dignidad, a niveles nunca antes visto, y permanecen perplejos, atónitos y sin indignación.

Puerto Rico vive su momento más definitorio en toda nuestra historia moderna. La excepción quizás fue el genocidio y exterminación de los nativos Tainos por parte de los conquistadores Españoles. Durante la depresión de los años 30 el 98 por ciento de la población del archipiélago era gentes sumidas en la pobreza y miseria extrema. La presente crisis ha afectado a una población, especialmente a la clase media, que creció y se desarrolló con más de $440 billones de dólares en fondos, programas y subsidios Federales inyectados a su economía.

El pobre de la depresión de la década de los 30s resolvía su problema alimentario echándole más agua a la miseria de su sopa. El ciudadano de hoy acostumbrado a tres comidas; la clase media a mantener un estilo de vida del “sueño Americano” con su casa y con su auto ahora los pierden y se ven forzados al arranque de sus raíces del terruño para buscar fortuna en los estados de la Unión. Todo esta crisis tiene serios y graves problemas estructurales que hipotecarán nuestro futuro si no resolvemos el estatus y lo hacemos nuestra prioridad. Pero para que eso ocurra hay que saber y tener información valida y veraz para saber escoger bien a nuestros aspirantes de líderes.

En una democracia, el Pueblo tiene el perfecto derecho a conocer y saber el historial, el detalle, las experiencias, los éxitos y fracasos de aquellos que aspiran a ser sus líderes, muy particularmente los que buscan su fuerza y apoyo en las urnas. En los Estados Unidos los que aspiran a las nominaciones a la presidencia por los dos partidos principales tienen que pasar por un proceso de purificación de 50 primarias y caucuses estatales. Se celebran docenas de debates y asambleas de pueblo para que defiendan sus ideas, sus experiencias y pase por el escrutinio de preguntas. Ese proceso provoca que los aspirantes presenten programas serios y no huecos y rellenados con palabras llenas de falsas ilusiones; la prensa las investigan si las mismas son viables o son meros cuentos chinos; si las representaciones que le hacen a los electores son ciertas o falsas. Al final del proceso, se le da a toda la Nación toda la información para entonces pasar a la vuelta final que son las elecciones generales en donde siempre aflora algo que quedó muy enterrado en un “cajón del olvido.”

En estos procesos de la búsqueda de información y veracidad de las propuestas sometidas públicamente en el debate público hay muchos medios, particularmente periódicos que tienen secciones especializadas en verificar si las propuestas son verdades, falsas o viables.The Washington Post tiene su sección ilustrada por la nariz de Pinocho.

Los aspirantes a la nominaciones tienen que hacer públicos sus estados financieros auditados, antes de haber sido electos y después. Están sujetos a render cuentas sobre como alcanzaron sus fortunas o riquezas. Los resumes de los candidatos son tambien analizados e investigados intensamente.

Otro aspecto que tambien se le da muchísima atención son los conflictos de intereses y la designación de familiares a puestos en el gobierno. El nepotismo en Estados Unidos dejó de existir desde que el Presidente John F. Kennedy nombró a su hermano Robert Kennedy como Secretario de Justicia. Su nombramiento creó mucha controversia y debate público. Se considera una crasa y mala práctica en el servicio público.

De la misma forma, el tener familiares haciendo negocios con los gobierno dirigidos por miembros de sus familias está tambien prohibido. Richard Nixon pasó por sendas investigaciones por los negocios de sus hermanos. Al hermado de Jimmy Carter lo desterraron a quedarse en Georgia para evitar situaciones de conflictos. Aquí, la práctica privada de la ex-primera dama de su profesión de notaria, con el banco que le prestó al Gobierno de Fortuño un billón de dólares al principio de su administración trajo muchas controversias y aceleró su desgaste público. Hay algunos en esas sub-culturas que critcan a los que traen a la luz ponerle fin a las prácticas que nos legaron la presente crisis económica. Si nos quedamos en silencio somos cómplice del estado de cosas que hoy vivimos.

La prensa tiene un deber ineludible de exigir a los aspirantes a puestos electivos y a posiciones públicas que le rindan cuenta de sus historiales, sus estados financieros; sus éxitos y sus fracasos y sobre la veracidad y validez de sus propuestas. La última encuesta de Gallup, realizada entre el 9 y el 12 de Septiembre de este año, reveló que la credibilidad que el Pueblo tiene en la prensa cayó a un 40%. En otras palabras la inmensa mayoría no creen en la prensa.

Por qué? Muchas veces la contestación a esta pregunta está en que la prensa ya no hace su trabajo investigativo, independiente y honesto. Además muchos periodista cruzan la línea en defender posiciones políticas o en asuntos que tienen muchos matices o sencillamente se convierten en activistas de una causa social o proselitista. La prensa colonial tiene que volver a reencontrarse con la búsqueda de la verdad e informarsele al Pueblo sin adornos ni opiniones personales.

Los Pueblos tienen el perfecto derecho de conocer todo lo posible de aquellos que buscan su apoyo para dirigirlos. El utilizar conductas cimentadas en la censura, la intimidación y el miedo claramente exponen banderas rojas sobre el tipo de gobierno que verdaderamente pretenden dirigir. Gobierno que le esconden las verdades y venden las mentiras como cantos de sirenas que llevan la barca del Pueblo hacia un naufragio rápido, seguro y profundo. Gobierno de “Amigos del Alma” y de “Guaynabitos”. Si lo que queremos es salvar lo poco que queda de Puerto Rico y levantarlo en un nuevo renacer Puertorriqueño con visión de futuro fundamentada en resolver finalmente el estatus, entonces tenemos que rechazar las prácticas de aquellos que le esconden la verdad.

José Martí una vez dijo, “Si la verdad falta a su voz, la palabra, como un vano cohete, caerá apagada a tierra, en el silencio y oscuridad de la noche.” Puerto Rico se merece líderes que sean transparentes en plena luz y con compromiso sólido con su abatido Pueblo. Lo contrario no es opción y es seguir con las malas prácticas que nos han traido hasta aqui. Eso no es opción. Si no lo hacemos ahora…cuándo?

El próximo domingo no te pierdas: “Experiencia versus Juventud: Cuál es el camino?”

Advertisements