¡Qué la Fuerza del Pueblo Decida en las Urnas con sus Votos!
Por Franklin D. López
Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político
@trueblue51 www.franklindelanolopez.com Facebook Instagram y Periscope
La Democracia no tendrá éxito si aquéllos que deciden en las urnas no están preparados para escoger sabiamente. El gran salvavidas de las democracias son la información y la educación”- Franklin Delano Roosevelt
Uno de los cimientos más determinantes en la fundación del Partido Nuevo Progresista es la institución de las primarias para la selección de sus candidatos a través del voto secreto en las urnas. No existe otro mecanismo más pristino, puro y democrático que sea la fuerza del pueblo que con sus votos escojan a los candidatos que habrán de representarlos en los procesos electorales. No existe un instrumento que promueva la diversidad de opiniones, la democracia interna, la información a través de debates de política pública, y que fortalezca más a los partidos y a las democracias que las primarias.
Es preocupante el discurso en las últimas semanas de seguidores de candidatos que pretenden negarle al pueblo el instrumento que verdaderamente le da fuerza a las instuciones democráticas. Ese instrumento es el voto secreto. Como si fueran hijos de un “dios menor” pretenden con suma arrogancia y “derecho divino” negarles el derecho más sagrado en una democracia que es seleccionar a sus candidatos mediante el voto secreto. Los que tengan las mayorias para prevalecer en los procesos democráticos que lo demuestren en las urnas y en una primaria abierta y democrática. Si criticamos las conductas de secretividad y la falta de información y transparencia del presente gobierno colonial como vamos a seguir y a imitar esta anti-democrática conducta? Cómo es posible que personas que dicen ser seguidores de la IGUALDAD y el modelo democrático Americano pretendan eliminar las primarias y los debates porque creen que son escogidos por un “dios menor” y que por derecho divino lo pueden subvertir?
Estas conductas son anti-democráticas y enajenan a los ciudadanos en participar en sus instituciones electorales y minan su confianza en los procesos políticos. Precisamente, la firma Gaither International hizo una encuesta recientemente para el semanario Caribbean Business que reflejó que el 48% de los electores de Puerto Rico se identifican como votantes independientes. ¿Razones? Cuando los partidos asfixian con sus procesos internos y conductas autocráticas o dictatoriales y le niegan la libertad del voto en las urnas para escoger a sus representantes, el resultado es declararse votante independiente. Esa es una forma del pueblo expresar su desaliento y rechazo a los procesos políticos cerrados. Todavía no se ha aprendido que las maquinarias políticas no necesariamente representan la voluntad democrática de un pueblo o los electores de un partido. Lean la historia y verán que está llena de ejemplos que afirman esta premisa.
También es preocupante que uno de los candidatos a la nominación de la gobernación decida no participar en debates para que el pueblo tenga la oportunidad de estar bien informados sobre sus propuestas, el carácter, la experiencia de aquellos que quieren representarle en los procesos políticos. Esa conducta de haber celebrado un evento carnavalesco, sin sustancia, hueco, y exigir el retiro de los otros dos aspirantes a la nominación a la gobernación es una conducta totalmente anti-democrática y contraria al espíritu de la tradición del Partido Nuevo Progresista. Es la conducta de aquellos que comienzan a creerse sus propios comunicados de prensa y que han sido escogidos con privilegios por un “ente divino!”
Es responsabilidad de todo aquel que milite en el Partido Nuevo Progresista de defender los cimientos de su fundación que son; la amplia participación de la fuerza del pueblo en los procesos primaristas y la amplia difusión de ideas y propuestas a través de debates para que el pueblo conozca bien a sus candidatos. Hacer lo contrario es atentar contra la democracia. Negarle al pueblo su derecho al voto y a estar bien informados es totalmente inaceptable!
Pero por qué el miedo a la participación democrática en unas primarias? Por qué el miedo a defender sus propuestas y que el Pueblo tenga el derecho a estar bien informado? ¿Cuál ha sido la experiencia del Partido Nuevo Progresista en procesos de primarias a la Gobernación? En las primarias para la Gobernación del 2004 Pedro J. Rosselló obtuvo 427,743 votos, o el 76%, y Carlos I. Pesquera obtuvo 131,884, o el 23%. En las primarias del 2008 Luis Fortuño derrotó a Pedro J. Rosselló con 445,026 votos contra 306,590. Fortuño obtuvo el 59.21% y Rosselló el 40.79%. Después de esta primaria el PNP ganó las elecciones generales con el margen más grande de su historia. Aquéllos que ahora acomodaticiamente dicen que las primarias dividen, se equivocan una vez más.
Los medios de información pública, prensa, radio y televisión deben fomentar y defender el derecho sagrado en una sociedad democrática a la información. El llamado “cuarto poder” debe promover debates, realizar investigaciones de las finanzas de los candidatos, antes de aspirar y después de haber aspirado; deben indagar sobre su educación; su trayectoria profesional; sus incursiones en negocios y actividades en el sector privado y preguntar ,sin miedos o temores para que el pueblo los conozca de verdad.
El candidato o los candidatos que se oponen a los debates y primarias tambien se oponen en darle la oportunidad al pueblo la oportunidad de conocer la validez, solidez y proyección de sus soluciones, ideas o programas de gobierno. Pretenden usar las proyecciones mediáticas huecas y vacías para esconderse e intentar evitar que aflore la verdad. Ese escrutinio de los tres candidatos debe ser minucioso, abarcador e intenso para TODOS. Aquéllos que se oponen en garantizarle al pueblo su derecho al voto primarista y a la información, revelan y enseñan con estas posturas las conductas asfixiantes que implantarán en el gobierno si prevalecen. Serán gobernantes de “piñas” y “guaynabitos” y despreciarán la crítica constructiva. Pretenden esconderse detrás de sonrisas falsas, gelatinas y brillantinas, y de fotos científicamente corregidas con el último programa de “Photoshop” para crear una falsa ilusión. La decepción será la brújula que los guíe en sus objetivos de administrar la colonia para enriquecerse junto a sus acólitos.
Pero, descanso en la fe que tengo en este pueblo para que no se deje engañar de falsos profetas que vienen con sus “caravanas de tumba pavas” y pasan frente a tu casa, se sonríen, te miran y te lanzan estribillos llenos de promesas huecas. No se detienen a escucharte y a que tú le preguntes y cuestiones la validez de sus propuestas. Este tipo de político no tiene cabida en tiempos definitorios como los que vivimos. Además del 48% de los electores que no se identifican con ningún partido, otro hecho que valida este comentario es que la Isla se vacía con un éxodo de proporciones bíblicas. El Pueblo se cansó del continuismo; el panismo y de que hijos e hijas y familiares lleguen al gobierno a servirse y no a servirle a un pueblo que hoy más de la mitad de su población vive por debajo de los niveles de pobreza.
En junio de 1992, mi amigo Raffy Rodríguez Aguayo se me acercó y me dijo, “Franklin, necesito un lema para colocarlo en el edificio del PNP, por favor dame uno!” Lo pensé de un día para otro y le dije a Raffy, “aquí lo tienes:” “¡CON LA FUERZA DEL PUEBLO!” Ese lema encierra los más fundamentales principios de la democracia. Ese lema significa que los gobernados dan su apoyo al candidato para que tome las decisiones de política pública que el mismo Pueblo sancionó con sus votos. Pero, usar ese lema quitándole sus derechos al voto secreto y al debate sosegado y mesurado no es otra cosa que engañar y usar la decepción para administrar la colonia. Parafraseando el lema de campaña de dos aspirantes a la gobernación: “¡Qué sea el Pueblo el que decida con su fuerza y sus votos en las urnas!”
###
Advertisements