Conversación con mi Arbol de Limón

Por Franklin D. López
Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político
@trueblue51 http://www.franklindelanolopez.com Facebook Instagram Periscope

No existe mejor limonada en el mundo que la que esta hecha con limones criollos de Puerto Rico. ¡No son los más grandes! Ni tampoco los más hermosos. Pero son lo que tiene que ser un buen limón, super agrio y ácido. El limón tiene sus orígenes en la India. De allí vino a America traído por los “conquistadores.”

Al limón se le atribuyen muchísimos usos médicos, para aliviar la migraña, desintoxicar el organismo; para aliviar encías que sangran; para aliviar resfriados y mezclado con miel para aliviar úlceras. Tambien se usa para la cocina y para remedios de la piel. Para más beneficios y detalles ver el siguiente portal: http://www.elpais.com.uy/vida-actual/siete-beneficios-increibles-agua-limon.html

Mi cuñada, Mary O’Reilly, de vez en cuando me regala esas maravillosa fruta. Uno de esos días, luego de prepararme una rica limonada con tres de sus jugosos limones, decidí secar semillas para luego germinarla. Se me germinaron varias y las transplante en una mezcla al 50% de arena de rio y “peat moss.” ¡Exito total! Dos meses más tarde lo sembré en mi casa de Miramar. El subsuelo de Miramar es aluvión y arenoso. Le consulté a un amigo agrónomo y me dijo se te va a dar muy bien.

Pasaron cuatro años y de vez en cuando le echaba abono. Mi árbol de limón estaba hermoso. Lleno de hojas verdes. Pero ni una flor. Le consulté a una de las amigas de mi esposa que hablan con piedras, plantas y hasta con la estrellas y me dio los siguientes consejos:

El radio de tu cocina, su sonido, sale por la ventana. Si lo que está en la radio son noticias y política negativa eso afecta al árbol. Así que bájale el volumen porque estoy segura que lo indispone.
Si le pones música, ponle música suave. No le pongas música escándalos porque eso tambien le afecta. Si tienes música de Pyor Illych Tchaikovsky mucho mejor.
Háblale al árbol.

Wow! Hablarle al árbol? Tendría que hacerlo en secreto. Que los vecinos no me vieran ni me escucharan. Seguí sus consejos. De Tchaikovsky le puse múltiples cd y música digital. No florecía. Le puse sonatas de Federico Chopin! Tampoco. Pero como el árbol era de la variedad del limón criollo encontré música de Ismael Rivera con Cortijo y su Combo…y nada!

Bueno, tenía que hacer algo drástico con mi árbol de limón. Una tarde, como a las 6:00 pm, le hablé a mi árbol de limón. Le dije:

“Mira, llevó casi 4 años cuidándote y dándote abono, poniendo la mejor música y tu ni fu ni fa! Y tu sin iuna flor” le dije. Las testosteronas comenzaban aflorar y agitarse y en tono más alto le dije. “chico si este año no me das 1 o 2 limones te voy a tener que cortar!”

Pasaron un par de semana y un día me le acerqué y vi una flor! Llamé a mi esposa Patricia para compartir la gran noticia. Seguí buscando más flores y sólo había una. Ese año mi árbol de limón cumplió conmigo y me dio un limón.

Volví ha conversar con mi árbol de limón y le dije, “Oye lo de 1 o dos es una expresión y lo tomaste literal. Con un limón no me da ni para hacerme una limonada. Esta vez lo dejé tranquilo y no le eché abono. Pues este año me ha dado docenas de limones y tiene muchísimas flores! Y llegó la temporada de las limonadas.

Una semanas después vi un documental de la BBC sobre las plantas en dónde se evidenciaba que las plantas se comunican entre si y reaccionan a los sonidos, especialmente a los tonos.
Si Federico Degetau le hablaba a las piedras en Aibonito entonces yo tengo el derecho de conversar con mi árbol de limón! ¡Qué hermoso está lleno de limones!

Advertisements