Muñoz Marín y el ELA: Lo Bueno, Lo Malo y lo Bien Malo

Por Franklin D. López
Periodista, Escritor, Empresario, Preso Político

www.franklindelanolopez.com, @trueblue51 Facebook Instagram Periscope

Hoy se celebra, por algunos mazoquistas colonizados del batey, el 63 aniversario de la adopción de la Ley 600, conocida como el Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Su creador lo fué Luis Muñoz Marín, el primer gobernador electo por los Puertorriqueños en el 1948. Aunque yo soy de opinión que la Matrópolis puso algunos, si no todos, los ingredientes para su “confección.”

Es importante señalar el marco sobre cómo esta “criatura del cosmo de las colonias” se engendra, en un matrimonio de conveniencia entre Washington, D.C. y San Juan. Los gobiernos, electos por la coalición Republicana Socialista de 1932 al 1940 fueron insensibles a las necesidades de un Pueblo con un altísimo nivel de analfabetismo, pobreza y miseria extrema. La corrupción era la orden del día.

Muñoz Marín, con un olfato y enorme sensibilidad política vió esto en sus andanzas por los pueblos, barrios y campos de Puerto Rico. En sus visitas escuchaba y conversaba con los campesinos, trabajadores y jíbaros en un diálogo que era nobel en esos tiempos.

La corrupción arropó al gobierno de coalición. Puerto Rico, a pesar del extraordinario incremento de fondos federales como consecuencia de la políticas de Franklin Delano Roosevelt de “El Nuevo Trato”, estaba sumido en una depresión no sólo social y económica si no tambien política. Falto de hombres y mujeres con compromiso con el pueblo.

Muñoz Marín funda el Partido Popular en el 1938. Su postura en cuanto al estatus fué la defensa de la independencia. En las elecciones de 1940 el PPD obtuvo 214,857 votos mientras que la Coalición, integrada por los partido Liberal, Uníon Republicana y Socialista obtuvieron 222,423. Muñoz Marin logra obtener el control del Senado y “convence” al partido Unión Tripartita a darle el control de la Cámara de Representantes. De esta forma el PPD controlaba la Rama Legislativa del gobierno colonial.

La entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, el aumento significativo de programas Federales en la reconstrucción de la Isla, junto al nombramiento del miembro del grupo conocido como “El Cerebro de Confianza” (Brain Trust), Rexford G. Tugwel, dan paso a la metamorfosis y cambio ideológico de Muñoz Marín. La entrada de Tugwel abrió una avenida para el intercambio de programas de política pública y al mismo tiempo sembró las semillas para importantes cambios en las relaciones entre Washington y Puerto Rico. Tugwell era economist y graduado de la Universidad de Columbia. Tenía un compromise de ser el ultimo gobernador nacido en Estados Unidos designado por el Presidente de los Estados Unidos.

Como parte del binomio Tugwel-Muñoz Marin y luego del fallecimiento de Roosevelt, el nuevo presidente Harry S Truman designa a Jesús T. Piñero, seguidor de Muñoz Marín, Gobernador de Puerto Rico. Piñero absolutamente controlado por Muñoz Marín. Promovió, impulado y ordenado por Muñoz Marín leyes prohibiendo la defense de la independencia a través de la Ley 53, del 21 de mayo de 1948, conocida como la Ley de la Mordaza. Esta ley era una copia de la Ley Smith de Junio de 1940. J. Edgar Hoover, Director del Buró Federal de Investigaciones seguía con minucioso detalle los movimientos politicos del territorio, especialmente, a los que defendian la independencia. Muñoz Marín estaba conciente de ello. Asi que Piñero le hizo el trabajo “sucio” y pasaría a la historia como un “niño de mandao” de Muñoz Marin, incoloro y hueco.

Subsiguientemente se adopta la Ley del Gobernador Electivo y Muñoz Marín aspira y triunfa en las elecciones de 1948. Al advenir a la gobernación el reto más contudente de Muñoz Marin era neutralizar el creciente movimiento del Partido Nacionalista, lidereado por Pedro Albizu Campo. Albizu Campo , graduado de la Universidad de Vermont y luego de derecho en Harvard, era un politico sagaz con una oratoria incendiaria que hacía despertar el espíritu enajenado de los colonizados de la época. Muñoz Marín tenía la mision de neutralizar el movimiento independentista.

Muñoz Marín, quién vivió en Washington, D.C. durante la incumbencia de su padre en la Comisaría Residente estudió cuidadosamente la arena política Nacional. Habla un Inglés perfecto y era un voraz lector. La reacción en el macro politico de la Ley de la Mordaza tuvo un efecto de impulsar el crecimiento del apoyo a la independencia.

Muñoz Marín hizo multiples viajes a Washington para promover la adopción de una constitución territorial y en 1950 se autorizó el proceso de redacción de lo que sería la ley 600. En el debate congresional era clarísimo que “esta medida no cambiará las relaciones fundamentales políticas, sociales y económicas con Estados Unidos.” Muñoz Marín conociendo esto orquestró un esquema de mercadeo etiquetando la Constitución con el nombre “Estado Libre Asociado”; adoptando una bandera y un himno. Todo con el objetivo de apagar el fuego independentista con imagines y metáforas “neo-nacionalistas.”

El sector del Partido Nacionalista llevó la lucha por la independencia a Washington, D.C. y el 1 de noviembre de 1951 atacaron la residencia temporal del President Truman, Blair House. El uso de la violencia política era el instrument más usado por los Nacionalistas. Sus actos tenian resonancia en la Metrópolis y a niveles de la comunidad Internacional.

Pero en las elecciones de 1952 el Partido Independetista se convierte en la segunda fuerza política de Puerto Rico obteniendo 126,228 votos frente a los 431,409 del Partido Popular. El Partido Estadista Puertorriqueño obtuvo la tercera posición con 85,591. Muñoz Marín logra con su estrategias de percepciones de que el ELA era un estatus autónomo a traer gran parte de votos independentistas y algunos estadistas. A Muñoz Marin le preocupaba todo esto. En 1955 crea el Instituto de Cultura Puertorriqueña como parte de su plan de neutralizar el crecimiento independentista.

En las elecciones de 1956 su plan de neutralizar al independentismo funciona y el PIP cae al tercer lugar con 86,636 votos y el Partido Estadista Republicano duplicó los votos que obtuvo en el 1952 a 174,683. La reacción de un sector del macro electoral a las estrategias de Muñoz Marin de neutralizar al independentismo aumentaron los seguidores de la estadidad significativamente.

En el 1960 Muñoz Marin comenzó un nuevo plan de imagines y metáforas. Esta vez era aplcar el credimiento del movimiento de la estadidad. En abril de 1960 Muñoz Marín depuso ante el Congreso de Estados Unidos, que consideraba otorgarle el voto presidencial a los residentes del Distrito Federal, y solicitó que se incluyera a los territories de Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico. Muñoz Marín comienza a predicar a darle mayor énfasis a su evangelio ideológico en el Partido Popular, “el Estado Libre Asociado está cimentado sobre la común ciudadanía, común defensa, común Mercado y común moneda.” Todo esto para tartar de neutralizar el crecimiento del estadismo.

Pero esto vuelve a tener un efecto “boomerang”. En las elecciones de 1960 el Partido Estadista Republicano alcanzó 253,242 votos; el PIP seguía colapsando con 52,575 y por primera vez el Partido Popular comienza a decliner en apoyo electoral. Muñoz Marin, acorralado por la historia, busca formas y maneras de salvar al “espejismo del Estado Libre Asociada. Inicia un intercambio de cartas con John F. Kennedy con el objetivo de desarrollar al ELA en un estado con poderes soberanos.

Luego del asesinato de Kennedy, el nuevo president Lyndon B. Johnson firma la Ley de la Comisión de Estatus con representacion congressional y senatorial Federal y los tres partidos politicos coloniales. La Comisión recomendó la celebración del plebiscito del 23 de junio de 1967. Triunfa el ELA pero por primera vez el movimiento estadista derrota al PPD en 11 precintos y enciende la llama para la creación del Partido Nuevo Progresista el 20 de agosto de 1967.

Mientras todas estas estretagias políticas de Muñoz Marin se ponian en práctica, la Metropolis cumplía su rol de apaciguar a la población aumentando las asignaciones de fondos y transferencias Federales de $43 millones en el 1940 a $ 15.17 billones en el 2014. El motor principal del crecimiento socio-económico en Puerto Rico fueron las inyecciones billonarias en fondos Federales. La mayoría de la población estaba pasiva debido a la adicción al mantengo, programas resuélvelo todo y dependencia gubernamental. El ELA cabó su propia fosa. Cuando un estatus político esta fundamentado en falsedades, decepciiones y mentiras, tarde o temprano aflora la verdad y colapsa.

Muñoz Marín, se puede decir sin dudas, fue el gran promotor del crecimiento del movimiento estadista en Puerto Rico. Obtuvo triunfos a corto plazo pero el tiempo lo traicionó y la historia lo juzgó. Junto a un grupo de 25 ciudadanos promoví la Ley de Primarias Presidenciales en Puerto Rico. Esta ley le daba a los ciudadanos Americanos en el territorio el derecho a votar democráticamente en la elección de los candidatos a la nominación Presidencial de los Estados Unidos. Un gran paso hacia la IGUALDAD política.

El último voto de Muñoz Marín fué en las Primarias Presidenciales del 11 de marzo de 1980 Muñoz marín votó bajo la insignia el Nuevo Partido Demócrata de Puerto Rico con el Mapa de Puerto Rico y en el centro la estrella con el número 51. El 30 de abril, seis semanas más tarde, muere Muñoz Marin.

Hoy no debe ser un día de fiesta. Debe ser un día de reflexión para que todos los politicos interioricen que este pueblo no aguanta más engaños, palabras vacías y metáforas de decepción y falsas imagenes de que vendrá un mejor futuro a la vuelta de la esquina. La crisis y el colapso del ELA no se arregla a menos que no resolvamos el estatus. Por lo contrario tomará décadas y la Isla se vaciará. El Pueblo tiene que estar vigilantes a los falsos profetas que le pintan castillos en el aire y entender que ha llegado el momento de levantarse y exigir la solución final de nuestro destino como Pueblo. Si no lo hacemos ahora cuando?

Advertisements