La Raíz de la Crisis


Por Franklin D. López
Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político
@trueblue51 www.franklindelanolopez.com Facebook Instagram Periscope

“El carácter mercantil está dispuesto a dar, pero sólo a cambio de recibir; para él, dar sin recibir significa una estafa.”
Erich Fromm
Este pensamiento de Erich Fromm resume todo el estéril debate gubernamental de la crisis de Puerto Rico; qué hacer con la insolvencia y sobre todo cómo sobreviven los partidos; las estructuras gubernamentales y privadas y sus acólitos e intereses. Ese ha sido el norte del presente gobierno territorial.
Lo más emblematico de todo la mal llamada reforma gubernamental es que siempre pagan justos por pecadores. Los justos, el pueblo, ha visto como se encoge y se queda desierta su escasa cartera. Los pecadores, los politicos, de los tres partidos, fotografiándose con sus mangas enrolladas, para proyectar que trabajan por el Pueblo, toman el camino fácil de resolverlo todo con impuestos y más impuestos.
Pero cuál es la raíz de todo esto? Cómo surge todo este frenesí y apetito insaciable de tomar préstado y de malgastar decenas de billones para repartirlo entre amigos del alma y empresarios?
Mis primeros recuerdos sobre la raiz de la crisis viene de mi niñez. Mi padre, Pedro López-Rivera, era el dueño y principal promotor de la economía del pueblo de Las Piedras. El Alcalde del pueblo, Gabriel Ricard, del Partido Popular visitaba mucho mi casa y la oficina de mi padre.
En mis viajes a Nueva York, a ver a familiars, saliamos del Aeropuerto Internacional de Isla Grande. Los viajes tomaban 8 horas y habia que hacer escala en Miami. Allí habia una concesión de restaurante que a su vez abastecía a las líneas aéreas de comidas para sus largos vuelos. El gobierno del Partido Popular, entonces, se la dió a un puertorriqueño de nombre Jorge Bird.
Más adelante, en el momento de transición de Luis Muñoz Marín a Roberto Sánchez Vilella a Jorge Bird y a Fracisco Rahola se le ocurrió crear “El Club de los 600”. Este “club” agrupaba a todos aquellos empresarios y hombres de negocios que hacian aportaciones importantes al Partido Popular.
De ahí salieron los radio maratones que evolucionaron a los telemaratones y luego a mega lavatones de dineros corporativos y empresarios, que buscaban tratamientos privilegiados e inmunidad de una burocracia gubernamental que usaba el NO para levantar recursos económicos. Durante el primer cuatrienio de Pedro J. Rosselló González se crearon “los Empresarios con Rosselló” y los grupos gubernamentales a favor de candidaturas. Esto lo hizo tambien el Partido Popular. Del PIP, todos sabemos que es una criatura del Fondo Electoral y c´ømo remora vive de las migajas del tiburón territorial.
La deuda pública de $73 billones y la deuda que el Gobierno territorial tiene con el Fondo del Retiro de más de $ 37 billones en gran medida se fue para alimentar el insaciable apetito de los empresarios, bancos, e intereses comerciales privados con proyectos mal habidos y sin viabilidad, que dejaban grandes beneficios a los desarroladores, a expensas de las costillas y espalda del Pueblo. Ejemplo de esto son el Tren Urbano; el puente Moscoso, “La Guagua Tren” de Bayamón a Toa Baja; El parque de la Niñez y muchísimos otros más. Hay que añadir contratos de consultoría, diseño para proyectos nunca realizados y mis favoritos los bufete privados externos y los cabilderos en Washington, D.C..
Los partidos politicos, son el terreno donde germinan las conductas y políticas públicas de los gobiernos. Si el terreno está abonado con actitudes corruptas, prepotencia y arrogancia, así sera el gobierno. Para atender la crisis hay que comenzar pos sus raices: los partidos politicos. El primer paso es estudiar e implantar el modelo de Inglaterra donde las campañas tienen un period de 6 semanas y el costo total al erario público es de $113 millones de libras esterlinas. Esto incluye los gastos de publicidad de candidatos y el proceso electoral y conteo de votos.
Luego que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos emitiera su falta decision en el caso Citizen United el costo de elegir un candidato a la nominación presidencial sera de más de un billon de dólares por partido Nacional y otro billon en las elecciones generals. Y de dónde sale todo ese dinero? Sale de empresarios, bancos, grandes intereses económicos que quieren asegurar su acceso a los pasillos del poder para proteger y ampliar sus empresas y negocios. Mucho de ese dinero no necesariamente se invierte en el proceso electoral si no que termina en los bolsillos de los candidatos.
En Puerto Rico debemos legislar para que el proceso electoral no pase de 6 semanas y que cada partido tenga un presupuesto de $ 10 millones para llevar su mensaje. Si esto se hubiese hecho hace décadas a trás les aseguro que no tendriamos una deuda pública como la presente. El no haberlo hecho nos ha traido a este momento definitorio y callejón “sin salida”. La evolución de los partidos en el territorio ha sido primariamente para administrar la colonia, enriquecerse y no resolver el estatus. Si queremos cambiar a Puerto Rico hay que empezar por la raíz. Para realizar cambios verdaderos estamos obligados a comenzar por nosotros mismos. Si no comenzamos por la raíz entonces caeremos en la conducta de que “en más cambian las cosas más permanecen iguales.”
¡El problema es el estatus! Washington, D.C. nos ha dado la peor de las drogas para mantener el colonialismo y el inmobilismo: la administración de la colonia. Cada vez que visito las redes sociales veo como se desmembran los seguidores de los aspirantes a la nominación a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista. Cada grupo protegiendo, lo que ellos consideran, su fórmula de hacerse rico a través de constratos y proyectos subsidiados con fondos públicos.
Los partidos politicos y el ELA colonial son las raíces de la crisis que vivimos. El partido colonialista de turno ha hecho de su cartera y la de sus seguidores su prioridad fiscal atracando la escasa cartera de un Pueblo abusado y que ya no puede más. Promueven la desintegración de la familia Puertorriqueña alimentando el masivo éxodo poblacional y se llaman patriotas de la “nacionalidad”. Hagan un ejercicio investiguen los estados financieros de los gobernadores y politicos cuándo entran en sus cargos y miren cómo salen. Las excepciones se pueden contar con los dedos de las manos y sobran dedos.
El sistema de los partidos politicos tradicionales están siendo retados y atacados, por una ciudadanía que no aguanta más la corrupción y la impunidad oficialista. Acaba de ocurrir en México, dónde se eligió un gobernador independiente y en España dónde Madrid y Barcelona han electo dos alcaldesas independendientes tambien. Esto debe server de alerta a los partidos territoriales: o se ponen pa’su número o se cambiaran los patrones y conductas que nosh an traido a la peor crisis de la historia moderna de Puerto Rico.
Si queremos un nuevo Puerto Rico tenemos que comenzar a cambiar por sus raíces. Si no lo exigimos y lo hacemos ahora…cúando? La pasividad no es opción. Hagamos aflorar, la perdida virtud, de compromise primero con el Pueblo. De lo contrario el archipiélago de Puerto Rico se quedará vacío! Sin Gente no hay Patria!

Advertisements