El Ciudadano Imprudente, Parte III

“Hay que Matar al Mensajero: La Conspiración para cerrar el Canal 24!”

Por Franklin D. López
Periodista, Escritor, Empresario y Preso Político
@trueblue51
www.franklindelanolopez.com

Si algo aprendí de mis padres fue no tener miedo a defender mis principios, ideales y la verdad cuando se nos ha retado en la vida no importa quién sea, débil o poderoso. Creo firmemente que el tiempo y la fuerza de la verdad son armas extraordinarias, que tarde o temprano, afloran y vencen! Uno de los pensamientos que más alimentado mi espíritu de esas fuerzas es uno pronunciado en la Universidad de la Sorbona en Paris Francia el 23 de abril de 1910 por Teodoro Roosevelt. Entiendo que el mismo es fundamental para poder apreciar este comentario. Cito:

“ No es el crítico en que cuenta; ni el hombre que señala como el hombre tropieza o si sus causas pudieron haber sido mejores. El crédito pertenece al hombre que está en la arena, cuya cara está enmarcada con polvo y sudor y sangre; que lucha valientemente; se equivoca; y vuelve a quedarse corto una y otra vez, porque no existe ningún esfuerzo sin errores y sin necesidades; pero aún asi lucha para lograr sus metas; que conoce los grandes entusiasmos; las grandes devociones; y al final conoce el triunfo de alcanzar grandes cosas; y que se invierte asi mismo en las causas más nobles. Si fracasa, lo hace tratando de hacerlo por la grandeza de sus fines de tal manera que su lugar nunca estará con aquellos frios y tímidos espíritus que nunca conocieron la victoria ni la derrota.”

Comenzamos a transmitir programación regular en el Canal 24 a finales de enero de 1987. Produciamos 11 horas diarias de programación en directo. Un hito histórico en la televisión colonial e ignorado por aquellos que nunca tuvieron la genética espiritual de reconocer dicho logro. El Canal 24 se enriqueció, no solo de excelentes periodistas, si no de ejecutivos y directores de noticias que contribuyeron a su éxito del sueño-proyecto. Entre ellos; Beatriz de la Torre; Clara Inés Valenzuela, Rosita Marrero; Ricardo Medina; Luis Dávila Colón y Francisco Vacas. En toda nueva empresa, especialmente cuando se embarca en aguas desconocidas y primerizas, la dinámica del cambio era la orden del día. Ajustes aquí y allá.

Tenia una junta editorial y nos reuniamos semanalmente. Establecí la política editorial de buscar multiples fuentes de opiniones cuando un asunto público provocaba opiniones y controversias diversas. Me habia comprado un “Walkman TV” y monitoreaba la programación desde cualquier lugar. Establecí la regla que ningún periodista televisivo o ancla podia participar en anuncios de publicidad endosando o promoviendo productos y/o servicios. Maria Celeste Arrarás vino un día a verme para pedir permiso para hacer un anuncio de American Airlines en dónde ella participaría como una reportera en el aeropuerto. Le dije; “Mari…que sucedería si un día se estrella un avión de American y tu tienes que investigar y hacer el reportaje? No presentaría esto un conflicto de interés? Maria Celeste lo entendió al vuelo y desistió inmediatamente de la idea.

La corrupción gubernamental y privada era uno de los objetivos primarios para posicionar al Canal 24, el Canal de Noticias como la principal fuente de noticias del territorio colonial. El investigar actos de corrupción no es tarea fácil. En su proceso y difusion se afectan vidas y seres inocentes. Por eso era sumamente riguroso en su formulación, investigación y difusión.

El primer gran reto que tuve fue con una persona que habia sido director de noticias de WKAQ Radio Reloj. Lo habia contratado como Productor General. Uno de mis reporteros me alertó de que tenia un contrato de relaciones públicas con el Departamento de Educación del gobierno de Rafael Hernández-Colón. Para mi esto era sencillamente intolerable. Cómo despedir a una persona que admiraba y apreciaba con esta situación? Esa noche no pude dormer y dándo vueltas le pedí a La Fuerza del Universo que me iluminara para enfrentar la situación al próxima dia.

Cité la junta editorial de emergencia y consulté con Clara Inés Valenzuela la estrategia. Abrí la reunion diciendo, “Tenemos un material de un gran escándalo en el Departamento de Educación del gobierno. Tenemos la evidencia y la documentación.” Le pedí al implicado que dirigiera la investigación y que escogiera dos reporteros para hacer una investigación más profunda. Al día siguiente tenía su carta de renuncia sin ni siquiera despedirse. Fue un dia duro y difícil.

Mi padre empezó su vida empresarial con un colmado en el municipio de Las Piedras con el nombre de mi abuelo: Felix López-Figueroa. Fue dueño del cine-teatro; del colmado más grande y el “cash & carry” en centro-este de Puerto Rico. Me enseño que los negocios tenia que distinguirse con su propia personalidad y productos exclusivos, para asi posicionarse. Lo que me enseñó lo puse en práctica en el Canal 24.

El periodismo investigativo y cubrir lo que los demas medios no cubrian sería nuestro norte en ese posicionamiento. En el periodismo investigativo siempre si pisan callos! No es un instrumento para hacer amigos. Por lo contrario haces enemigos y levantas sospechas sobre los corruptos que forman parte de nuestro eco sistema social y encendiendo sus oscuras y pervesas mentes para conspirar.

El 1987 fue un gran año para el Canal 24. Estuvimos a menos de $ 200,000.00 dólares de cubrir todos los gastos operacionales y obligaciones. En uno de esos pilares del posicionamiento, envié a Lourdes del Rio a Ecuador para cubrir un devastador terremoto. Tenía el convencimiento que era más efectivo dar las historias internacionales a través de reporteros locales. Llamé Lourdes par de veces para asegurarme que estuviera bien.

Más adelante envié a Ada Torres Toro a cubrir el conflicto milenario de Palestina e Israel. A Evelyn Bonilla a Brasil para reseñar “El Gigante de Brasil” reportaje que ganó premio en un festival de cine y televisión de Los Angeles. Y a Luis García de la Noceda, el Patán, a Colombia a invertigar los cartels del narcotráfico.

El ex-presidente de la Cámara de Representantes Federal Tip O’Neill dijo una vez lo siguiente: “Todo en la política es local”. Lo que más interés atrae a las teleaudiencias son los asuntos más cercano a su entorno. Comenzamos hacer investigaciones a los politicos criollos. El avispero iba a ser trastocado por jóvenes reporteros armados de grandes corazones, preguntas y con pluma y lápiz. Se realizaron series como; “Los Negocios del Ex-Gobernador”; “Los Problemas del Speaker”; PIP: Criatura del Fondo Electoral; Cuando los Viejos Molestan; FBI: Espionaje Político; La Fiscalía Federal y una enorme lista de excelente y provocativos reportajes.

Una de las serie que más impacto tuvo no solo en Puerto Rico si no en la Casa Blanca de Ronald Reagan fue la de “Panamá Barril de Pólvora”. Le regale a Ada el libro del extraordinario historiador David McCollough, The Path Between the Seas: The History of the Panama Canal, para que sirviera de ante sala a su viaje. Cubriendo las elecciones Panameñas, Ada y su reporter gráfico filmaron cuando el candidato a la segunda vice-presidencia Guillermo Bobby Ford fue abatido por fuerzas leales al General Noriega y se apreciaba cómo su blanca guayabera cambiaba al color rojos por los golpes que recibió. Personal de la Casa Blanca me pidieron copia del video que fue difundido por otros medios globales para usarlo en una reunión del Consejo de Seguridad Nacional sobre el conflict Panameño. De ahí surgió la invasión a Panamá, por parte de Estados Unidos, bajo el nombre de “Causa Justa!”

La celebración del nuevo año 1988 fue una de las más felices, no solamente personal si no profesional. Habia culminaba mi presidencia en la Asociación de Constructores de Hogares de Puerto Rico y queria dedicar todas mis energyas a cubrir no solo las elecciones territoriales pero tambien las de los Estados Unidos. Tenia montones de proyectos de investigación y de reportajes para preparer al electorado con información diversas para que tomaran sus propias decisiones.

El año 1987 habia sido uno de prueba de fuego. Los objetivos de investigaciones hechas yap or el Canal 24 me llamaban para quejarse y decir que el reportero era Popular o PNP o comunista. Algunos me llegaron amenazar con cerrar el canal 24 quitándome la licencia por lo que nunca hicieron en la Comisión Federal de Comunicaciones. Otros en el sector privado comenzarian a presionar a sus agencias de publicidad para que no colocaran anuncios en el Canal 24.

Una de las series más vista en la historia de la television local fue la que produjo, escribió, narrow y editó Maria Celeste Arrarás sobre el status politico de Puerto Rico. La habia enviado a visitor last res formas de status en el Pacífico que se han venido discutiendo en Puerto Rico por décadas; la estadidad en Hawaii; la independencia en Las Filipinas y la Libre Asociación en las Islas Marshall. La promoción mostraba la bandera de los Estados Unidos siendo bajada bajo los acordes del tema “Taps” que se usa en ceremonias de entierros de soldados caidos.

Mi secretaria, Luisa entró a la oficina y me dijo tiene al Lcdo.Francisco de Jesús Schuck en línea.” En ese momento de Jesús Schuck, quién habia fungido como Secretario de Justicia, se desempeñaba ahora como Director de la campaña a la Re-elección de Rafael Hernández Colón para las elecciones de 1988. En un tono suave, pero prepotente, luego de saludarme me dijo, “quiero que quites esas promoción del reportaje de la hija de Arráras!” La conspiración para matar al mensajero y para cerrar el Canal 24 estaba ya en su fase de implantación.

No te pierdas la Parte IV de El Ciudadano Imprudente: “Hay que Matar al Mensajero: La conspiración para cerrar el Canal 24, el Canal de Noticias.

Advertisements