El Piti Yanqui

Por Franklin D. López

Las culturas se desarrollan y parte del mismo es la evolución del idioma a través de los intercambios comerciales, sociales y políticos. Puerto Rico no está inmune a esa evolución idiomática. Desde el 1898 hasta el presente, nuestro vernáculo se ha enriquecido con “barbarismos” y nuevas palabras productos de nuevas tecnologías. Ejemplo de las primeras palabras que “invadieron” nuestro idioma están; Cangrimán (Congressman); Pichipen (Peach Pine); Chofer (Chauffer) y la que tiene que ver con el tema de mi comentario Petit Yankee (Piti Yankee).

Esta palabra comienza a difundirse a través del debate político en la Isla en la década de los 30 y 40.. Se usaba para enmarcar aquellos defensores de la causa de la estadidad como los vende patria, entreguistas y creyentes de la pureza e infabilidad del “Americano de la Metropolis” y su gobierno. Algunos de los que se lanzó la imputación de ser Piti Yanqui se ganaron su aplicación por defender TODO lo que el Gobierno en Washington, D.C. hacía y llegaban hasta el nivel más alto del entreguimos de justificar sus actos horrendos contra ciudadanos, territorios y naciones.

Los que criticamos y buscamos mejores formas de una convivencia democrática menos onerosa a la libertad y a sus derechos amamos a nuestra Nación y atesoramos la protección de los derechos enmarcados en su Constitución. Las críticas y las acciones para corregir las injusticias gubernamentales son las semillas que promueven el cambio político, la evolución y progreso social y económico. Por eso, los Padres de la Constitución de Estados Unidos incluyeron la Rama Judicial para que los ciudadanos se defendieran de los actos injustos y acciones corruptas de los gobierno de turno.

Siempre he tenido como parte de mis objetivos cotidianos aprender algo nuevo todos los días. He aprendido mucho de mis tres hijos y de mis dos nietas. Mi hijo Franklin me regaló un día el libro del profesor de Historia de la Universidad de Harvard Howard Zinn “A People’s History.” Lo leí dos veces y lo uso como referencia. Es la historia de Estados Unidos que no se enseña por “los poderes que son” ni por los sistema educativos. En cierta manera los que determina los currículos de las escuelas públicas son “petit yankees” porque le esconden la verdad de las atrocidades, holocaustos e injusticias desde la conquista; la lucha por la independencia; la abolición de la esclavitud, la explosión del barco de guerra Maine;los campos de concentración Americanos durante la Segunda Guerra Mundial; Asesinatos de funcionarios electos y líderes de derechos civiles; la Resolución de Tonkin (justificación para la Guerra en Vietnam que costo 54,000 vidas Americans; 360,000 heridos y millones de vidas de Vietnamitas) y Los Armamentos de Destrucción Masiva para justificar dos guerras que le han costado al Pueblo Americano más de 12,000 vidas de soldados muertos; cientos de miles heridos y enfermos mentales y casi un millón de fatalidades civiles sin mencionar el $ 1.4 trillones de su costo material.

Yo soy fiel creyente que el ciudadano debe tener grabado en lo más profundo de su conciencia el deber de luchar, cambiar y criticar todo aquello que sea injusto; desigual; abusivo; y corrupto. La pasividad ante las injusticia y la corrupción no es opción. Lucho por la IGUALDAD política porque me da la opción, aunque me haya costado 19 meses de mi libertad, porque tenemos que mejorar el sistema que dirige y afecta nuestro entorno. Lucho por la IGUALDAD no para ir aplaudir al sistema sino hacer cambios fundamentales para mejorar.

Parra llegar a esa IGUALDAD a los que la mayoría del Pueblo, lanhela, tenemos que estar ABSOLUTAMENTE comprometido con ella que con la búsqueda de administrar la colonia e inyectarnos la heroina de sus contratos. Tenemos que emular el plan de lucha del Dr. Martin Luther King de organización política, registro de electores, desobediencia civil, radicación de causas de acciones para corregir actos injustos y sumergirnos con recursos en las turbulentas aguas del poder en Washington, D.C..

En mis 50 años de lucha por la IGUALDAD he visto a mal llamados líderes estadistas, algunos funcionarios electos, entregarse al coloniaje y a luchas de poder por posiciones en el quebrado tinglado gubernamental colonial. He visto como “defensores del sistema” usan sus posiciones para perseguir, procesar y encarcelar a los que queremos de verdad la IGUALDAD. He visto como “por 30 monedas” entregan la causa al que atesora el inmovilizo y el coloniaje. He visto como líderes “defensores” de la IGUALDAD permanecen pasivos ante las injusticias y violación de derechos civiles.

En mis años en el gobierno y relaciones en Washington, D.C. he aprendido que se respeta más al que se da a respetar y lucha por sus ideales que aquellos que como gusanos se arrastran para medigar y enriquecerse de la descomposición colonial. Ellos no serán olvidados y la historia los juzgará!

Finalmente lo que luchan con integridad y promueven los cambios sociales y políticos a través de los instrumentos usados, primero por Ghandi y luego Martin Luther King, son los verdaderos defensores de la Patria y no aquellos que llevan el deshonroso vestido de “Petit Yankee!”

Advertisements