Recientemente recibí un correo electrónico de amigos que luchan por la igualdad proponiendo que Puerto Rico solicite primero incorporarse como territorio de Estados Unidos antes de pedir la IGUALDAD! En e territorio incorporado los ciudadanos Americanos en el mismo pagan impuestos Federales como cualquier estado de la unión pero sin representación y sin voto presidencial. En otras palabras una igualdad a medias! Bueno, para mi, NO existe igualdad a medias. Se es igual o no se es!

Después de las elecciones de Noviembre de 1992 y siendo designado por el Gobernador electo Dr. Pedro J. Rosselló como el enlace con la transición del Presidente electo Bill Clinton, miembros del equipo de Transición en Little Rock recomendaron que el nuevo gobierno territorial apoyara convertir a Puerto Rico en un territorio incorporado. “Es más fácil…y eventualmente llevará a Puerto Rico hacia la estadidad” me decian. A mi regreso de Little Rock le informé al Gobernador electo lo planteado. Rosselló sencillamente y sin titubeos rechazo de plano la incorporación como territorio de Puerto Rico. Yo estoy de acuerdo entonces y ahora con esa postura.

La propuesta de convertir a Puerto Rico es un territorio incorporado es como proponerle al Dr. Martin Luther King lo siguiente: “Vamos a darte la igualdad por fases y gota a gota!” La igualdad es un derecho natural del ser humano. Está consagrado en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos. El camino  que se plantea con el territorio incorporado, por lo menos para mi, es inaceptable. La lucha por la igualdad política NO ES FACIL! Nadie ha dicho que es fácil con excepción de los políticos carreristas y oportunistas de la administración de la colonia y que forman parte del inmobilismo territorial.

PUerto Rico y sus ciudadanos Americanos se han ganado el derecho a la igualdad. Se lo han ganado en los campos de batallas; en el enriquecimiento cultural y aportaciones de más de 5 millones que residen y disfrutan de esa igualdad en los 50 estados de la Unión. Tambien se lo han ganado, los que residimos en la colonia, al pagar más impuestos Federales que seis estados. Nada que la igualdad a medias no es la igualdad. El territorio incorporado será más oneroso, por lo menos a los que defendemos la igualdad como debe ser!

La diversidad de opiniones en las luchas de los Pueblos despejan y abren nuevos caminos. Espero que este sea el caso para darnos cuentas que USA no tiene otra opción que darnos la igualdad o como revelaron dos encuestas de Gallup en el 1992: el 92% de los Puertorriqueños se mudarian a la Unión si Puerto Rico se convierte en una República Asociada o en un pais independiente. La lucha por la igualdad requiere y exige sacrificios. El Pueblo de Puerto Rico los ha hecho por 117 años. El Congreso de la Nación, la Casa Blanca y la sociedad American in toto tienen que entender la encricijada presente y el hecho que le cuesta el doble darle servicios y programas gubernamentales a los ciudadanos Americanos de Puerto Rico en la nación.

Ahora es el momento de la Igualdad. Ahora es que tiene que existir una unidad absoluta de compromiso y propósito para luchar, exigirla y alcanzar. Aquelos que adoran “el becerro de oro” de los puestos electivos coloniales y sus contratos serán juzgado por la historia. El compromiso debe ser para la igualdad total y no a medias!

La lucha sigue y la causa perdura.

Advertisements