Impunidad y La Crisis por Franklin D. Lopez


IMPUNIDAD y LA CRISIS

Por Franklin D. Lopez

Hubo un tiempo en que ser servidor publico era una distincion y honor. Hoy, el servicio publico ha evolucionado de servir a servirse. Personas inescrupulosas usan sus posiciones en las agencias publicas y las electas para enriquecerse y/o extorsionar con el mismo resultado. Pero lo mas chocante es la falta de fuerza de voluntad de aquellos que ejercen posiciones para hacer cumplir las leyes y para prevenir, evitar y procesar aquellos que corrompen el servicio publico. La Oficina del Contralor de Puerto Rico ha hecho expresiones, a traves de los anos, que en en el gobierno se malgastan o se pierden en actos de corrupcion no menos de 900 a 1100 milones de dolares anualmente. Si examinamos el numero de casos sometidos por el Departamento de Justicia colonial o por el Departamento de Justicia Federal representan menos del 20 por ciento de todos sus casos.

Esa impunidad tiene un efecto devastador sobre la poblacion. Hoy y de acuerdo a docenas de encuestas de opinion publica solo el 33% por ciento de la poblacion tiene confianza en los sistemas de justicia colonial y Federal. El pueblo tiene una fuerte impresion de que los sistemas de justicias son usados contra los que tienen menos recursos y de que a los politicos, ricos y poderosos tienen absoluta impunidad. Si la proyeccion de malgasto y corrupcion de la Oficina del Contralor son correctas en los ultimos 12 anos el Pueblo de Puerto Rico ha perdio 12 mil millones de dolares. Y si se totalizan todos los casos de corrupcion en ambos sistema de justicia no llegan a 100 en el mismo periodo. Esta impunidad y pasividadante la corrupcion publica es un extraordinario combustible para la desconfianza de los sistemas de justicia y erosiona la credibilidad en las instituciones publicas.

El caso de Lutgardo Acevedo abrio una caja de Pandora sobre la corrupcion judicial que era y es de conocimiento publico desde hace mucho tiempo. “Los buenos abogados conocen al juez y los grandes abogados conocen al Juez” leia una camiseta que le compre a un amigo que aprobo la revalida y que resume el mal estado del sistema de justicia colonial y Federal. Los senadores que son abogados luchan por controlar la Comision de lo Judicial del Senado de Puerto Rico para influir en los procesos de seleccion de los jueces superiores, del apelativo y del Tribunal Supremo. Tengo conocimiento de multiples querellas radicas en los ultimos meses de conductas ilegales e impropias de miembros de la comision de los Juridico influyendo en jueces para que adopten posiciones a favor o en contra en casos de personas amigas y enemigas de sus intereses.

El problema se convierte en un cancar que se riega en metastasis sobre el moribundo sistema judicial en donde el ciudadano se ve obligado a recurrir abogados que son amigos de los Jueces o instituciones Federales que combaten la corrupcion publica en la Oficina de Integridad Publica del Departamento de Justicia Federal. Pero el mayor obstaculo es la pasividad de los que ostentan el poder de hacer cumplir las leyes y la conducta del Pueblo de permanecer inamovible frente a las injusticias. Esa conducta de “mientras afecte a terceros y no a mi no hago nada” hunde el espiritu y fuerza de voluntad de una sociedad en plena descomposicion social!

Esta impunidad no solo descompone a la judicatura, el ejecutivo, la policia si no que se extiende tambien en la banca comercial, hipotecaria, la medicina, la instituciones educativas y atraves de todo el espectro de las instuciones sociales. Es triste ver que ex-gobernadores y ex-presidentes del Tribunal Supremo dejan sus cargos y al otro dia estan en poderosos bufetes representando intereses contrarios al gobierno. Eso en muchas jurisdicciones de los estados de la union no se permite. Cuando le pregunte a un ex-gobernador de si lo que estaba haciendo era ilegal, me contesto que No. Pero el sabia que si no era ilegal era inmoral.

Pronto veran casos de corrupcion en la Autoridad de Energia Electrica sobre los proyectos de energias renovables. Veran el caso del molino de viento de la Avenida Kennedy y muchos otros mas que se procesaran en la mayoria de los casos porque la prensa los ha resenado en sus paginas o medios y no necesariamente por inicitiva de las instituciones judiciales.

Todo aquel ciudadano que tenga informacion o evidencia solidad sobre actos de corrupcion tiene una obligaciones legal de informarlo a las autoridades. Si despues de un tiempo dichas autoridades no se mueven y no hacen nada porque alegan que “no tienen suficiente personal para atenderlo sometan sus querellas e informaciones ante esta direccion: Office of Public Integrity, U.S. Department of Justice, 950 Pennsylvania Avenue N.W. Washington, D.C. 20530-0001. La pasividad ante las injusticias y la corrupcion no es aceptable y tiene que ser erradicada de la sociedad. Si queremos un renacer y rescatar a Puerto Rico de la crisis que nos vacia no solo el espiritu de sobrevivencia si no tambien la Isla de su poblacion no podemos permanecer pasivo. Si no lo hacemos ahora….cuando?

Advertisements